Crianza

Nuestros vinos descansan ordenados según sus distintos grados de vejez. Nuestras botas se alinean en hileras de tres alturas, constituyendo cada una de las cuales una escala, siendo la más baja la “Solera” (en el suelo) y la que contiene el vino de más edad. La “1ª Criadera” contiene un vino más joven, la “2ª Criadera” es aún más joven y así hasta la última criadera. El vino lo envejecemos así en el sistema jerezano de “Criaderas y Soleras” extrayendo vino solamente de la “Solera” para su venta, siendo la “Solera” refrescada con la “1ª Criadera”, la 1ª con la 2ª y así sucesivamente.

Gracias a este singular sistema genuino del Marco de Jerez, los vinos más jóvenes son metódicamente mezclados con los más viejos año tras año; estos ganan en frescura y juventud y aquellos obtienen el cuerpo y la solidez de sus mayores.

Primera clasificación  Roble Arquitectura